PN

Nacional B / Noticia

Sebastián Cobelli: "el amor de los hinchas de Temperley hacia a mi es mutuo"


El ex delantero de Temperley, Acassuso, Newell´s y Talleres, entre otros clubes, pasó por los especiales de Todo Ascenso en Instagram con la conducción de Ezequiel Biondo. Su amor por el "gasolero", sus comienzos en la "lepra" y su retiro del fútbol fueron algunos de los temas de una extensa charla.

Su presente
"Hice el curso de entrenador y me recibí, hice el de AFA. Empecé dirigiendo en la reserva de Sportivo Escobar, y Leonel Martens, que lo estaba gerenciando, me dijo de dirigir la primera y me metí. Nunca me putearon tanto como acá en la Liga Escobarense. Después Leonel dejó la dirigencia y dejé de dirigir. Me han llamado para dirigir pero no se dio. No estoy ansioso por dirigir, porque renegás por todo. En algún momento voy a dirigir porque me gusta, pero hoy no es el momento".

¿Cómo fue su retiro del fútbol?
"Mi retiro lo trabajé mucho con una psicóloga. De un día para otro, en mi época en Acassuso, le dije que no quería jugar mas, y ella me fue dando herramientas para tener metas cortas y terminé el torneo en el que terminamos en la mejor campaña de club. Después jugué Juventud Unida en San Luis, en Italiano, y me retiré en Armenio. Después seguí jugando aca en el campo en la Liga Escobarense y lo disfruté. Se estiró la carrera después de ese momento en Acassuso, pero mi cabeza desde ese momento fue diferente, ya tenía otra postura, y no me afectó tanto el retiro porque los últimos años fue los que más disfruté".

Su paso y amor por Temperley
"Temperley fue mi primer club en B Metro, yo venía acostumbrado de jugar en Primera División y Nacional B, y la verdad que no sabia muy bien a donde estaba yendo. Y después del primer clásico que jugué contra Los Andes, que hago dos goles y el festejo al plateista, empezó el amor de los hinchas hacia a mi que es mutuo. Ese semestre fue muy bueno y yo peleaba con Andrés Soriano en la tabla de goleadores. En el segundo semestre vino la debacle, que arrancó por la pretemporada en Chapadmalal que fue un desastre por el hotel al que nos mandaron los dirigentes, y yo hice declaraciones que era Fort Boyard comiendo bichos y se pudrió todo con la dirigencia, pero me perdonaron poniéndome un multa de 150 empanadas. Temperley es un grande de verdad, por la gente, pero a mi me tocó estar con una dirigencia de mafiosos y me terminé peleando. Hoy aca en casa tengo una bandera de la gente de Temperley que dice ´Cobelli, el tiempo te dio la razón´".

Sus inicios en Newell´s
"Yo soy de la época de Newell´s en la que estaba Griffa, donde había buenas inferiores y mucho respeto. Mi camada fue una de las últimas que se manejaron así, y al haber tantos juveniles había mucha competencia, y estabas siempre a prueba, contra uno mismo para progresar y contra los compañeros que estaban estaban en un nivel excelente. En la 78 estábamos Quintana, Real. Marioni, Pavlovich, y estábamos todos juntos, y encima Newell´s traia delanteros, entonces siempre había que remarla y rendir porque sino quedabas en el camino. En esa época jugaba en reserva en la época en que se jugaba de preliminar de primera y tenia ese gustito que los últimos minutos lo jugabas con la cancha con mucha gente y la gente te empezaba a conocer, esa etapa me sirvió mucho porque cuando empecé a jugar en primera no me costó tanto. Me hace debutar Yudica con 18 años pero empiezo a jugar a los 19 con el profe Castelli, que fue mi mejor época que hice dupla con Real, que hice 16 goles. Después el presidente López me deja parado mucho tiempo por un tema de contrato, yo seguí entrenando y cumpliendo, me hace volver Rebottaro, y me termino yendo libre por el 20% porque jugué 3 años con el primer contrato".

Su opinión sobre Eduardo López, el ex presidente de Newell´s
"A mi Eduardo López me amaba pero con él me tocó perder mucha plata por me fui libre cobrando el contrato mínimo y también me negó venta a España y Portugal. López hacia lo que quería, te convencía de todo, hubo jugadores vendidos en 160%, yo estuve vendido en 140%. Y si bien es verdad que nadie cobraba, los jugadores cobrábamos un mes de cada tres, y los empleados no cobraban, pero él también le dio identidad al club, le dio títulos y le montó un estadio espectacular, y hoy no hay nadie que me diga que las dirigencias que vinieron después hicieron las cosas mejores que él".

Todo Ascenso